CÔTE D'AZUR


Un apartamento abierto al mar

Este apartamento había sido remodelado hacía solamente 2 años, pero su decoración era fría e impersonal, no correspondía para nada a las inquietudes de sus propietarios.

Nuestro objetivo! Convertirlo en un espacio funcional, atemporal y sobretodo acogedor gracias a la nueva decoración.

Lo primero que hicimos fue cambiar la distribución de la planta principal. Para que los clientes se sintieran más arropados, se decidió cerrar la cocina con unas grandes puertas correderas acristaladas, para delimitar más las zonas pero sin restar continuidad visual. Introducimos la mesa del comedor en la cocina de manera que el salón se convertía en un espacio de relax, además le añadimos un despacho ya que el cliente le gusta trabajar gozando de las magníficas vistas al mar.

También se panelaron todas las puertas de armario del distribuidor en blanco para integrarlas con las puertas de paso y dotar así de más amplitud y orden visual.

Se eliminaron los grises de las paredes y se pintó en un tono claro y cálido, se cambiaron los sofás y sillas de cuero gris, por linos y algodón en tonos neutros. Cómo no podíamos cambiar el suelo optamos por una gran alfombra de lana y yute con un aspecto y color natural y se añadieron muebles en madera, algunos piezas antiguas importadas de la China, cómo el aparador detrás del escritorio o la gran mesa de centro.

Tejidos cálidos, alfombras, kilims, lámparas de caña, objetos decorativos en rafia y esparto y algún objeto fetiche envuelven al cliente en la atmosfera cálida que necesitaban para volver a disfrutar de su casa.