DOS HABITACIONES GEMELAS, PRÁCTICAS Y ORDENADAS.


Lograr una habitación amplia, con espacio para sus cosas pero que siempre luzca ordenada.

Este es el sueño de todos los padres, además de aprovechar al máximo el espacio sin llenarlo excesivamente. Por lo que nos decantamos para realizar unos muebles totalmente a medida.

Ambas habitaciones se diseñaron con el mismo material y color, madera lacada en blanco roto. Inclusive los armarios empotrados y la puerta de acceso a la habitación que se lacó en el mismo color para dar mayor sensación de orden y amplitud, así como los arrimaderos de lamas verticales.
Las paredes se pintaron en un tono piedra muy clarito para destacar lo justo que permitiera después dar color con la ropa de cama y detalles personales.

Aunque parecían iguales de tamaño, variaban unos centímetros, por lo que una permitía poner un escritorio a los pies y la otra debíamos ocupar parte de la corredera con salida a la terraza.

En ambos casos se planteó una zona de librería y estanterías encima de la mesa de escritorio, y se aprovechó la parte inferior del escritorio para poner cajones.
En la habitación más pequeña optamos por una mesita incorporada en el cabecero, que permitiera abrir los cajones sin molestar y para la otra una mesita con ruedas, que se pudiera desplazar en caso de tener que usar la cama inferior que no se producía tan a menudo.