CASA DE PESCADORES / Costa Daurada


Queriamos una cocina abierta y mirando al mar

Esta antigua casa de pescadores se encuentra en primera línea de mar, sólo el paseo marítimo les separa de la arena de la playa. Lo que la convierte en el centro de reuniones de amigos y familiares.

Lo primero que nos llamó la atención fue el precioso y auténtico suelo hidráulico, con un bonito diseño y un dulce color gris, que pudimos restaurar y ampliar gracias a la perseverancia de la clienta que consiguió encontrar una empresa familiar que le hizo una réplica exacta.

Disponíamos de una cocina y un único baño extremadamente pequeños y estrechos para toda una familia numerosa, necesitábamos espacio, así que eliminamos tabiques y redistribuimos de nuevo.
En el lugar de la cocina montamos el baño, y el espacio del baño se lo dimos a la cocina, ésta la abrimos al salón, con lo que a pesar de tener los mismos metros que antes ahora disfrutábamos de un espacio común mucho más amplio y luminoso. Además de reducir el largo pasillo que ahora formaba parte de la cocina.

Un cambio radical para esta familia con tres hijos!!! ahora cocinar es un placer!! Desde la cocina divisan el mar y sus puestas de sol, y además se ha convertido en el centro neurálgico de la casa, gracias también a una gran mesa de madera de roble macizo que pusimos justo en el centro.

Se diseñó una cocina de aire rústico y marinero, práctica y funcional, se integró el frigorífico para disfrutar de una cocina ordenada y discreta.
En el salón se dispuso un sofá de exterior, modular que se adaptó al espacio, para mantener este aire mediterráneo los cojines se tapizaron en algodón crudo, y bajo la ventana montamos un banco dónde poder sentarse y disfrutar de la brisa marina.